Constancia

Constancia

viernes, 5 de agosto de 2016

Carrera de cadetes de Astillero 2016


Y seguimos preparando la Vuelta al Besaya. Y que mejor para entrenar que una carrera, así que como tocaba carrera en Astillero, allí nos presentamos.  Acabábamos de tener una semana un poco más suave, y después habíamos vuelto a la acción, a entrenar en condiciones para la challenge que será a finales de Agosto.



Llegamos a Astillero, y yo me encontraba mal. Me había levantado con dolor de tripa, como para la Txuma, pero ya me parecía que la carrera no me iba a salir igual. Pero me lo había tomado como un entrenamiento y tenía esperanzas de hacer algo, o aunque sea ayudar a mis compañeros.



Nos preparamos, fuimos a firmar y después a calentar, que no teníamos rodillos así que dimos unas vueltas por allí.


La carrera era la más suave en cuanto a recorrido, y había dos vueltas, la grande y la pequeña, que solo se diferenciaban por dos kilómetros, y el premio de la montaña, pero aun así con esto hacia 15 km de vuelta.
Salimos neutralizados un cacho, y muy rápidamente me puse por delante, de los primeros. Pero se quitó el coche, y me pegué a una rueda para aguantar los primeros arreones pero no iba nada bien. 


Cuando pararon me volví a meter en el pelotón, y me puse a ayudar a mis compañeros a pasar para delante en el grupo. Y a eso me dediqué la primera vuelta. Y al llegar a meta, que había un repecho bastante empinado me quedé un poco. Fui cogiendo gente y les iba poniendo a todos a mi rueda, porque había compañeros de mi equipo y fui a ayudarles y les metí en otro grupito. Y yo me quedé. Subí el premio de la montaña solo, y con otro corredor del Efrain nos retiraron de carrera en el km 22.





A pesar de esto, sigo motivado para la vuelta, así que a darlo todo.

martes, 26 de julio de 2016

Carrera de cadetes de Puente Arce 2016


Y después del duro fin de semana de la Txuma’16, tocaba el martes carrera en Puente Arce, íbamos sin ninguna presión, ya que era simplemente para hacer acto de presencia. Y teníamos un plan, atacar todos.


Quedamos en el club, lo preparamos todo, y marchamos dirección a la carrera. Nos preparamos, fuimos al control de firmas y después a calentar a la carretera ya que esta vez no teníamos rodillos.



Poco más tarde ya estábamos todos preparados en la salida, que aunque era neutralizada, cuanto más adelante mejor. Salimos hicimos un cacho detrás del coche y en cuanto se quitó, mi compañero Iván saltó del grupo. Pero lo hizo demasiado pronto y le salieron todos detrás.


Y en cuanto se tranquilizaron un poco los humos, atacó un corredor del Isidoro-San Justo, y yo detrás. Aguantamos un rato escapados pero al final nos acabaron dando caza. Así que me hice un sitio en el pelotón, y ahí me propuse acabar.




Prácticamente a final de la primera vuelta (eran dos grandes, un pequeña por la zona de meta, y luego subir hasta la ermita de Santa Ana, la cual daba nombre a la prueba), estaba el premio de la montaña, y ahí me descolgué, pero yendo en un grupito conseguimos enganchar y volver a descolgarnos en la siguiente subida. Pero después de bajar a más de 80 km/h,  conseguimos enganchar otra vez.  Se escapó Julio y estuvimos, trabajando para él, saliendo a los ataques y frenando el grupo. Acabamos la segunda vuelta, y el pelotón volvía a ser compacto. Pero ahora tocaba la vuelta pequeña. Y había que subir un cacho. Ahí me descolgué con Julio.


Fuimos tirando un rato hasta que entre coche y coche, el se marchó, yo me quedé atrás pero bajando volví a coger a Julio, y llegamos a la última subida, hacia la ermita. Y las rampas de hormigón eran muy empinadas, pero llegamos a meta.


Bastante contentos, porque después de la Txuma, nos tomamos de otra manera estas carreras, ahora pensando en la Vuelta al Besaya.

domingo, 24 de julio de 2016

3ª Etapa de la "Txuma 2016": Erandio Goikoa-Erandio Goikoa


-Domingo-

Y ya para terminar nuestra primera “vuelta”, la Txuma, nos quedaba la tercera y última etapa. Y como en días anteriores, aunque corríamos por la misma zona y compartíamos  muchos sitios, salimos de un sitio diferente, esta vez Erandio Goikoa.






Nos levantamos por la mañana también prontito, porque la carrera de hoy también era por la mañana como la del día anterior. Nos costó dormirnos también, aparte de lo de la noche anterior, había varios chavales armando barullo en el albergue. Y después de desayunar,  nos preparamos para marcharnos definitivamente de allí, ir a la carrera y para casa, a descansar y a contar las batallitas del fin de semana.
Llegamos a la salida y como el día anterior, lo preparamos para hacer rodillo en cuanto volviéramos del control de firmas. Y com0 no, fuimos los primeros en firmar, y después de la foto nos marchamos al rodillo. Necesitaba salir caliente, ya que nada más salir subíamos por el Hospital Quirón hasta el alto de Akarlanda y luego de ahí bajar a meta.



De meta bajábamos hasta la ría de Bilbao y otra vez subíamos a meta. Así pasábamos por meta unas seis veces (que a mí me parecieron eternas), y para calentar me puse Guns n’ Roses, y a calentar a tope.


Y más tarde, otra vez en la salida, otra vez estaban con los bailes típicos, y otra vez todos nerviosos. Yo lo tenía claro. Mi misión era acabar y no salir de la general. Salimos neutralizados hasta arriba prácticamente y comenzamos la bajada en un pelotón medianamente compacto. Pero después de pasar por meta y seguir con el descenso hacia la ría, hubo caída. Mi botellín voló, le perdí allí. Me quede sin sales, solo con el agua. Encima por culpa de la caída se rompió el grupo y me quedé cortado. Y como no!!! en un grupito me quedé.


Fuimos tirando fuerte un rato. Íbamos cogiendo a cada vez más gente, hasta ser prácticamente unos 50 corredores. El problema era que solo tirábamos cinco personas y de vez en cuando alguien más. Estaba de los nervios. Más de una vez grité, que éramos 50 que con eso cogíamos al grupo pero no servía de nada, solo nos sacaban 45”. También intenté irme un par de veces del grupo, pero para eso si salían. Yo quería acabar pero tirando cuatro solo era imposible enganchar. 


Llegó un momento que íbamos tan lentos que teníamos la ambulancia detrás, y el pelotón que iba a tope nos había metido seis minutos. Pero seguíamos tirando los mismos.  Cuando ya quedaba media vuelta y entrabamos a meta nos relajamos. Y quería irme al final de la subida y entrar delante de ellos ya que les había hecho todo el trabajo pero no conseguí escaparme y me quedé atrás en el sprint porque no me lo daba. Pero mirando el lado bueno, acabé la vuelta, los tres días de carrera más duros de carretera que he corrido jamás y por ello muy contento.



Con el gran Marino Lejarreta

Ha sido una gran experiencia con una gran organización de la carrera, en la última etapa llegué el 93º a 6:26, los 6 minutos nos los metieron cuando quedaba menos de media vuelta, no quería tirar nadie, al final el 79º de la general a 13:07 y el 28º de primer año, de 195 que salieron el primer día solo hemos acabado 87 en la general, ¡¡¡objetivo cumplido!!!

sábado, 23 de julio de 2016

2ª Etapa de la "Txuma 2016": Berango-Berango


-Sábado-

Y después de haber acabado la primera etapa de la Txuma, tocaba la segunda, la cual corríamos el sábado por la mañana. Estaba cansado del día anterior, y de que la cama no era muy buena, pero aun así seguía pensando en acabar otra vez.



La noche se me hizo larga, porque hacía muchísimo calor, y encima con la ventana abierta de par en par, y veíamos y sobre todo oíamos como pasaban los aviones que llegaban al aeropuerto de Bilbao. Encima se puso a llover y la temperatura de la habitación no bajaba.


Nos levantamos prontito, fuimos a desayunar y después otra vez a las habitaciones para prepararnos para la carrera. Y luego nos dirigimos a Berango, donde se celebraría la segunda etapa de la Txuma’16. Yo llevé el chubasquero, porque después de la que había caído por la noche y que no había parado casi hasta que nos marchamos del albergue, tenía pinta de que iba a llover o aunque sea, que nos íbamos a mojar, pero salió el sol y prácticamente se secó todo, aunque, gracias a dios, no hacía mucho calor.



Llegamos y aparcamos al lado de unos soportales, donde instalamos el campamento después. Lo pusimos todo dispuesto para hacer rodillo en cuanto llegáramos y con la misma, nos marchamos al control de firmas, para ser los primeros en llegar y así poder hacer rodillo antes e ir a la salida a coger sitio.


Fuimos al control de firmas y efectivamente, fuimos los primeros. Nos regalaron un botellín de BORN, nos hicimos una foto y nos marchamos de vuelta al chiringuito.  Nos montamos al rodillo y para la salida.
En esta etapa volvían a salir todos los inscritos aunque los retirados ya no entraban en la clasificación general. Después de que estuvieran un rato con los bailes típicos, por fin dio la salida. Iba en mitad del pelotón y vi alguna caída antes de que se quitara la neutralizada. Y era incapaz de pasar hacia delante. El pelotón se había roto y se quedaba mucha gente. Y lo peor de todo, es que había caídas por todas partes, algunas en sitios donde pensabas que es imposible caerse. Y entre eso y que volaban los botellines de todos los badenes que había. Iba con Julio que, como yo, se había descolgado. Íbamos a relevos, e íbamos gritando para que la gente que venía detrás tuviera cuidado, y era algo así: “Badén, Botellín, Badén, Caída”. Íbamos de grupo en grupo, y de vez en cuand0 enganchábamos con el pelotón, y al cabo de poco nos volvíamos a quedar. Llegamos a un puerto, y a subirle a una media de 30 km/h. Íbamos todos en fila, en un grupo que poco a poco se fue haciendo más y más grande porque iba cogiendo a corredores que se descolgaban del grupo principal.



Cuando llegamos al alto y comenzamos el descenso, pero no se había secado y seguía mojado, así que con mucho cuidado entrando en las curvas,  porque además tampoco lo conocía. Íbamos a relevos, para entrar lo más cerca del pelotón que pudiéramos.  Había muchísimos grupos, cosa a la que no estoy acostumbrado, porque si te quedas en una carrera en Cantabria, prácticamente vas solo. Había gente nueva constantemente, que iba y que venía. Llegamos a una de las últimas subidas antes de llegar a un circuitillo de seis kilómetros que habían montado al final de la etapa antes de entrar a meta, y teníamos que darle dos vueltas. Bajamos, pasamos por encima de la autovía, y nos metimos en el circuito. Yo seguía con mi grupo, aguantando como podía y cuando llegamos a meta después de la primera vuelta, empezaron a esprintar y yo entré que no me lo daba y que estaba seguro de que quedaba otra vuelta, me quedé al final del grupo, y cuando entraron a toda leche y pararon, yo seguí a mi ritmo, ya que quedaba un cacho todavía. Seguí con el grupo y esta vez yo si entré al sprint. Conseguí acabar también en la segunda etapa y ya con los pensamientos puestos en… quedaría bien decir que en la tercera etapa, pero tenía mucha hambre y quería ir a comer.




Llegamos al albergue, nos duchamos, comimos y luego a descansar y preparar las bicis para el día siguiente. En esta etapa llegué el 100º a 4:52 y me colocaba en la general el 86º a 6:52, el 38º de primer año, cansado pero contento.

viernes, 22 de julio de 2016

V Edición "Memorial Txuma" - 1ª Etapa Erandio-Erandio


Y después de estar varias semanas preparándola para hacer una buena actuación, llegó el día en que empezaba mi primera “vuelta” (en realidad no es una vuelta, ya que en cadetes está prohibido, se llama challenge, y son tres días de competición, como si fuera un open ya que si no acabas puedes salir al día siguiente pero sin entrar en clasificación), y no una cualquiera, sino que era la Txuma’16 en la que corre lo mejorcito de todo el país tanto como selecciones como en equipos.




-Viernes-

Quedamos a la una y pico en el club. Preparamos todo, para el fin de semana, y nos presentaron a Perico, el mecánico que había traído Tuti para la Txuma.



Y marchamos para Derio, hacia el antiguo seminario, donde nos íbamos a quedar. Pero no en el hotel, sino en el albergue que hay junto a él, que según nos dijeron era la residencia del Athleti de Bilbao. Nos acomodamos en las habitaciones y fuimos a comer. Después tocaba descanso y prepararnos las cosas para la carrera. Así que nos echamos a la cama.


La primera etapa empezaba en Erandio. Y como era la primera se celebraba la presentación de equipos primero. Llegamos a la plaza donde se encontraba el camión podio. Nos pusimos todos iguales, y a la cola para la presentación. Y presentando a los participantes estaba Juan Mari Guajardo (speaker en la Vuelta a España y muchas pruebas importantes, y amigo mío, jejeje).


Luego fuimos a calentar y después una charla rápida antes de carrera, y a la salida 10 minutos antes, porque éramos 200 corredores y para evitar atascos y problemas cogíamos sitio por delante. Pero resulta que acabamos los últimos porque todo el mundo se empezó a poner a los lados de la carretera y pasaron para delante pero nosotros no podíamos pasar. Y en cuanto pitó el árbitro que empezaba la salida neutralizada, salió un corredor que tenia a mi lado por la acera. Y otros cinco corredores y yo lo vimos claro, así que detrás de él por la acera mientras se apartaba el público, salimos casi en cabeza de pelotón. Lo demás fue ponerse a rueda de otro que también pasaba para delante. Y fui aguantando hasta que hubo un problema en una rotonda, tuve que frenar y me quedé a cola de pelotón otra vez. Y otra vez, por los bordes del pelotón fui adelantando gente hasta que volví a llegar a cabeza justo en el momento en que la neutralizada acababa.


Primero dábamos una vuelta pequeña, que aguanté más o menos bien en el grupo o descolgándome de vez en cuando. Llegamos a la vuelta grande donde me descolgué subiendo hacía el alto de Akarlanda, donde se hizo la carrera del Open de Euskadi de Btt. Bajando cogí a un grupo con el que llegué a un repecho. Como bajaron mucho el ritmo, ataqué para meterme en el pelotón otra vez. Pero no llegué del todo. Y tiré yo solo, a mi ritmo, como ya estaba acostumbrado de muchas carreras en Cantabria. Encontré a un corredor de la selección gallega, con el fui a relevos hasta que nos cogió un coche con cinco personas pegadas detrás, y claramente no iba a desaprovechar esa oportunidad. Así que 7 personas detrás de un coche.



Iba cansado pero quería acabar, ese era mi objetivo. Me metí en un grupo de unas 25 personas. Y nos volvimos a meter en el grupo. Pero justo cuando enganchábamos alguien atacó. Yo no estaba como para aguantar ese ataque y menos subiendo.





Entonces me quedé con un grupito de unos pocos. Y teníamos que volver a subir por el alto de Akarlanda y bajar por el Hospital Quirón. Me fui y0 solo subiendo, adelantando posiciones de los que se iban quedando del grupo principal. Cogí la bajada, a otro grupito con el que fui hasta la recta de meta (que por cierto era muy larga). Se fusiono con otro grupo, y después se rompió porque cada uno iba como podía para el sprint. Entré en 94ª posición y en la general a 1:56”. Fui el único de mi equipo que consiguió acabar, por lo tanto el único clasificado.





Exhaustos después de la carrera fuimos al albergue a ducharnos, a cenar, charla y a la cama.