Constancia

Constancia

viernes, 18 de noviembre de 2016

“Colindres: piedra angular en el desarrollo del ciclismo deportivo en Cantabria”



La historia del ciclismo deportivo en Cantabria que se inicia en su capital a finales del S. XIX, con bicicletas convencionales a principios del S. XX. En 1903 se celebró (entre Bilbao y Santander) una singular carrera en formato de desafío por equipos.

Ultima de las 4 conferencias del II Ciclo de conferencias de la Asociacion Falgote, en el Salon de plenos del Ayuntamiento de Colindres, el 28/05/2016 a las 19:00h e impartida por José Gutiérrez López, Licenciado en Educación Física. Profesor de Enseñanzas Deportivas en el IES Villajunco de Santander.

sábado, 12 de noviembre de 2016

Ciclocross de Los Corrales 2016


Y después de la Copa de España en Carranza, donde el barro hizo su primer acto de presencia en serio, empezaba el calendario cántabro de ciclo cross en Los Corrales de Buelna, segundo año que se celebraba este divertido circuito.




Estaba muy nervioso, porque en lo que llevaba de temporada donde no había tenido avería, me había caído, me ponía nervioso… vamos que la había liado en prácticamente en todas las carreras. Pero en esta no. En esta iba a darlo todo e iba a acabar bien.





Llegamos, descargamos el coche y llevamos las cosas a los soportales que estaban al lado de meta. Y después fuimos a ver el circuito. Había cambiado en cuanto al año pasado. Los tablones se encontraban en el prau al otro lado de la carretera. No pasábamos el rio ni íbamos al prau de arriba. También habían metido un puente con escaleras. Y este año no había barro.




Luego fuimos a calentar y a prepararnos para la carrera. Fuimos a la recta donde se hacía la salida y dimos unas vueltas mientras venían los árbitros.





La salida era por sorteo y tuve suerte y me tocó en primera fila. Estaba preparado y quería salir ya.




El árbitro pitó, y salimos a todo lo que dábamos, y me coloqué en sexta posición, aguantando el ritmo que estaba poniendo Álvaro Cobo (Bicicletas Meta) de salida. Julio rápidamente le pasó y a ritmo se empezó a despegar del grupo. El segundo corredor, venido desde Castilla y León se marchó también. Y yo tuve que esperar un poco, para pasar dos corredores y entonces lanzarme en persecución del segundo mientras iba yo en tercera posición. Iba yo solo pero tenía detrás a dos corredores que estaban esperando a que cometiera un error para echarse encima. Y como no, cometí el error. En una curva resbalé y me fui al suelo,  pero me levanté rápido y solo consiguieron cogerme. Iba a ritmo, controlando la respiración. 




Lo estaba pasando mal, pero no iba a dejar el tercer escalón del podio tan fácilmente. Sergio Gutiérrez (LUYMA) no se despegaba.  Así que seguí aguantando hasta que me pude ir. Pero el que venía detrás de él, seguía ahí. Y encima le estaba recortando al corredor de delante. Me había motivado mucho. Y empecé a recortar más al corredor de delante.  ¿El problema? Que esa era la última vuelta y quedaban dos curvas.






Al final entré en 3ª posición muy contento, por fin. Y a seguir a tope, que al día siguiente tocaba en casa, en Colindres.












domingo, 6 de noviembre de 2016

3ª Prueba de la Copa de España de Ciclocross 16-17: Carranza


Y continuamos con la Copa de España, esta vez en Carranza (País Vasco), con la tercera prueba de la Copa. Y como llevaba tiempo esperando, llovía. Porque… ¿Qué es cx sin barro?, es como un perrito caliente sin salchicha.




Así que después de casi una semana lloviendo, llegamos a Carranza y el circuito era una piscina, marrón y pegajosa, de las que me gustan. Nos preparamos (yo me forré hasta con papel de film para no mojarme). Y fui a dar una vuelta.



El circuito de Carranza es un circuito feo, las cosas como son, a menos que llueva. Cuando llueve, deja de ser una escombrera a ser un circuito donde vas a echar los ojos, donde te vas a llenar de barro, vas a tener que patear y sobre todo, te lo vas a pasar en grande. Hay un par de zonas que me encantan, la “herradura”, donde subíamos por una ladera dábamos una curva y con la misma bajábamos, la zona del frontón, donde había unas bajaditas divertidas… etc.





Y después volvimos a la carpa, donde esperamos tranquilamente hasta que nos trajeron los dorsales, los pusimos y seguimos esperando para montarnos al rodillo.



De vez en cuando paraba de llover pero siempre volvía otra vez. Calentamos y fuimos a la salida pero yo me metí debajo de un balcón y empecé a saltar esperando a que los árbitros fueran a la salida.
Nos colocamos en la salida, yo estaba en segunda fila. Salieron las chicas cadetes, y unos minutos después, nosotros.



Salí colocado de la mitad para delante del grupo, y adelanté a varios corredores en la curva en la que entrabamos al “prau”. Pero entonces un corredor que iba delante de mí se cayó, y medio pelotón se le llevó, conmigo incluido. Me levanté lo más rápido que pude. Pero se me había salido la cadena y por culpa del barro que en el plato se había quedado trabado, la cadena no entraba y entre que la metía me pasaron casi todos los corredores. Y monté y seguí hacia delante. Empecé a remontar posiciones pero estaba muy lejos de donde debería estar. Estaba tan nervioso que después de pasar el primer box, entre en un zigzag embarrado y me fui al suelo. Me levanté corriendo, cada vez más desanimado pero seguí para delante. Pasé por box en el puesto 47º.




Llegamos a la “Herradura” y adelanté a varios, con la bici al hombro y agarrándome a la cinta. Seguí a mi ritmo hasta que llegué a la zona del frontón, bajé montado hasta la valla y bici al hombro otra vez la subí. Pero al bajar se me salió la cadena otra vez. La metí más rápido que antes pero no me arriesgué y cambié de bici en el segundo box. Ahora ya un poco más asentado en carrera, cogí mi ritmo y a hacer una remontada épica. 


Seguía pasando gente, aunque ya notaba el cansancio en las piernas y me costaba respirar, así que relajé un poco el ritmo para acabar mejor. Cada vez que veía que iba demasiado lento o me costaba mucho en el barro, saltaba de la bici y echaba a correr. Y entonces empezó a llover, el barro se empezó a hacer más resbaladizo y no tan pesado como antes. Y empezaron los escalofríos. Estaba congelado. Tenía ganas de llegar a meta y poder ducharme. Empecé a temblar. Pero tenía que acabar. 


Hice la última vuelta ya a lo que daba. Entré en meta yo solo en el puesto 31º.





Entré bastante desanimado porque todavía no he podido hacer una carrera dando todo lo que podía dar, estando donde podía estar. Pero bueno, a seguir mejorando para estar a tope y poder dar lo mejor de mí en Los Corrales de Buelna y en Colindres, mi casa, el  fin de semana siguiente.