Constancia

Constancia

jueves, 7 de junio de 2018

Recorridos de la 32ª Vuelta Ciclista al Besaya 2018

Estos son los recorridos de la cuatro etapas de la Vuelta Ciclista al Besaya 2018.

- 1ª Etapa: Los Corrales - Cabarceno

Perfil


- 2ª Etapa: Villacarriedo - Bostronizo

Perfil



- 3ª Etapa: Santander - Embalse de Alsa

Perfil



- 4ª Etapa: Castañeda - Los Corrales

Perfil


viernes, 4 de mayo de 2018

Montaña Central Asturiana 2018



Continuábamos con la temporada, esta vez con otra challenge, en Asturias, la Challenge Montaña Central. Fuimos el viernes por la mañana, para comer en el hotel, ya que la primera etapa era por la tarde. La presentación se hacía antes de la carrera en el parque situado al lado de donde tomaría la salida la prueba.



Éramos casi 200 corredores y la gente estaba muy nerviosa, y combinado con el estado de las carreteras asturianas, pues era una mezcla explosiva. Por ello había caídas de salida. La primera caída importante fue a 5 km de salir, donde caímos más de 30 ciclistas.





Aunque me levanté rápido, el pelotón se fue y me quedé en tierra de nadie. No podía engancharme a la gente que iba haciendo tras coche porque me pasaban muy rápido, así que seguía yendo solo. Al cabo de un rato pude enganchar con un coche y después con un par de ciclistas, para finalmente enganchar con el pelotón 30 km después.



Aguanté en el grupo hasta los puertos, pero las ramponas del primero y el ritmo de los corredores,  me dejaron fuera del pelotón a mi suerte. Llegué arriba con un grupo y me fui yo solo bajando, conectando con otro que iba por delante, hasta que llegamos al segundo puerto, donde ya cada uno iba como podía.  Llegué a meta solo, y reventado.



El siguiente día era doble sector, CRE (contrarreloj por equipos) por la mañana y etapa de línea por la tarde. La crono era en Oviedo, un recorrido de 8 kilómetros,  con un plano engañoso. Como yo era el corredor más débil del equipo, di el primer relevo a tope para lanzar a mis compañeros y luego me quedé en un repecho.



Por la tarde, la etapa salía de al lado de nuestro hotel, y era toda la primera parte de la etapa en bajada, para entrar en un circuito en Figaredo, donde daríamos unas cuantas vueltas para acabar subiendo el alto de Carabanzo. Estuve escondido en el pelotón esquivando caídas durante toda la etapa, intentando aguantar la velocidad constante a la que íbamos (en ningún momento bajábamos de 40 km/h). Llegué a la subida y me quedé cortado con una caída en el comienzo. Luego cogí mi ritmo hasta meta.
 

En la última etapa, el cansancio acumulado de las anteriores estaba muy presente. Entre eso y la tensión de la salida, que había caídas cada 30 segundos, pues no ayudaba. Fui con el gancho toda la etapa, y ya cuando el pelotón se puso a fila de a uno, que íbamos a todo lo que dábamos. Y ahí ya no podía más y exploté. Y ahí me descolgué. Y el pelotón me empezó  a meter distancia hasta que me retiraron de carrera.



Me dio rabia porque no quedaba mucho de etapa y quería acabar la carrera.

domingo, 29 de abril de 2018

XXXIV Memorial Chele Campos - Cacicedo




Después de la carrera de Arnedo, tocaba volver a la carretera, esta vez en Cantabria, en Cacicedo. Como estaba situado por la zona de Igollo, Maliaño… etc, todas las carreras esas tienen un circuito parecido.



Había estad0 toda la noche lloviendo, y todos habíamos ido esperando que volviera a caer agua, pero el tiempo acompañó bastante durante el día, incluso hizo bastante calor. Firmamos y nos fuimos a calentar en el repecho de meta, que luego tendríamos que subir unas cuantas veces en carrera.


Luego se dio la salida neutralizada (la oficial todavía no). Bajamos por Igollo, para subir un repecho que daría a Bezana, donde tomamos la salida oficial justo antes de subir el alto de San Mateo. Ya en la neutralizada fuimos a tope, y en cuanto el árbitro quitó la bandera que daba por finalizada la neutralizada, dos corredores del MMR saltaron.




Aguanté c0n el grupo la subida, y después se paró un poco, hasta que llegamos al siguiente alto, el de Piedras Negras. No son subidas duras, pero entre que son a principio de carrera y el ritmo, pues se vuelve más complicado aguantar en el grupo.


No me encontraba bien, y me descolgué del grupo pero volví a enganchar después de la bajada. En cuanto pude, me puse en las primeras plazas del grupo, ya que había corredores de mi equipo metidos en la escapada (Cristian Núñez se llevó las metas volantes). Las siguientes vueltas, eran más cortas, y sobre todo llanas, salvo el repecho de meta. No hay mucho que decir de ellas, me encontraba bastante mejor, fui todo el rato en cabeza de grupo. Hasta que tuve que salir a los ataques de corredores que iban a intentar coger a mi compañero de equipo Álvaro Cobo, que acaba de saltar.




En la última vuelta ya se complicó la cosa, porque había que subir el Churi.  Y aunque empecé la ascensión con el pelotón, no pude aguantar nada más que hasta medio puerto, que me quedé con Gonzalo Inguanzo, y fui con él hasta que llegamos a enganchar a un grupo, con el que llegamos al sprint.





Aunque había empezado mal, con las fuerzas y el ánimo por los suelos, luego me había encontrado bastante bien, terminando con fuerza.




domingo, 15 de abril de 2018

Superprestigio de Arnedo Btt 2018



Después de la Vuelta a Galicia, tocaba descansar un poco de la bici de carretera y pasarse un poco a la de ruedas gordas. Y como no, a una de mis carreras favoritas, el Superprestigio de Arnedo.





Para evitar levantarnos a las 4 o 5 de la mañana (para poder llegar a tiempo, ver el circuito, poder calentar… etc), fui el día antes con el equipo de Bicicletas Meta. Llegamos antes de comer, para dar un par de vueltas al circuito. No había cambiado mucho respecto al año pasado.  




El circuito, era técnico. Es uno de los más duros, más técnicos y sobre todo más bonitos de España. Más o menos se divide en tres partes: La parte urbana, que es donde está la salida y la meta, se caracteriza por las rampas que hay, tanto de subida como de bajada. Otra parte es la de la ladera de la montaña, para mí la más dura de todas, una zona técnica, con tanto de subidas duras y largas, bajadas complicadas, sin darte respiro. Y por último, la zona del circuito de motocross, un sitio donde parecía que podías recuperar, pero no, el terreno agarraba mucho y había que ir a cañón si no querías perder con los de delante.




Luego nos fuimos al hotel y allí pasamos la tarde hasta que nos fuimos a dormir. Por la mañana, madrugamos y después de desayunar, nos marchamos al circuito.




Allí después de calentar y prepararlo todo, me fui a la salida, con tiempo de sobra, porque sabía que había que coger sitio, ya que la salida de esta carrera es complicada y si sales atrás, te quedas atrás. Sin ninguna posibilidad de pasar hasta que ya llevas medio circuito.




Así nos colamos como pudimos para acabar bien colocado en la parrilla. Salí fuerte en cuanto sonó el pitido. Llegué al box más o menos en top30, habiendo pasado el estrechamiento de la salida sin mayor problema.



Pero el problema venia ahora. Como me pasó en la anterior de Btt (Erandio), lo que llevaba mal (por falta de km en la bici de montaña) era la técnica. Y aunque las subidas y donde había que tirar de piernas lo llevaba bien, donde lo pasaba mal era en la bajada. Ahí perdía posiciones y tiempo, mucho tiempo. La primera vuelta la di sin mucha novedad, apretando en los sitios donde podía apretar e intentando no irme al suelo en los otros. Pero es un circuito donde no puedes descansar, donde te vas quemando poco a poco, que cada esfuerzo de más le acabas pagando. Y aunque yo soy de acabar mejor de lo que empiezo, cada vez iba más rápido, más fuerte pero más torpe, con menos reflejos. Y se mascaba la tragedia. Me fui al suelo, perdí el control de la bici en la zona más técnica.



Llegué a meta a falta de una vuelta, porque el primer corredor junior, Carlos Canal, me dobló, mientras iba codo con codo con los elites.




En conclusión de la carrera, es que lo perdí todo en las zonas técnicas porque iba lento y con miedo.