Constancia

Constancia

viernes, 3 de noviembre de 2017

domingo, 8 de octubre de 2017

Ciclocross de Llanes 2017 (Asturias)


Después de la carrera de Los Corrales de Buelna, tocaba correr en Llanes. Junto con unos amigos habíamos aprovechado para irnos de fin de semana, así que el día antes de la carrera fuimos a ver la carrera de Infiesto.



Corrí en la edición pasada del CX de Llanes, y el circuito la verdad es que no me gustó mucho. Este año iba con más ganas porque había oído que estaba embarrado.



Llegamos pronto y fuimos a ver el circuito, y estaba embarrado. Era un circuito que me venía bien, ya que había muchas zonas para “patear”.
Nos preparamos para la carrera y luego fuimos a calentar. En la salida nos colocaban por el ranking del open asturiano, pero como no corrí, no tenía puntos. Llamaron a los que si tenían y me coloqué en cuanto dijeron el resto, cogiendo un sitio en primera fila.



Para cuando dieron la salida estaba preparado. Y salí fuerte. Y no sé porque pero aguanté primero hasta la curva donde entrabamos a la campa. Luego no quería calentarme porque se me iba a hacer larga la carrera pese que había barro. Cogí mi ritmo y aguanté. Ganaba tiempo cuando llegaba al barro y había que correr, pero perdía bastante cuando entrabamos al asfalto. Las primeras vueltas las aguanté bien pero luego me fui desinflando poco a poco. Cambié de bici porque se estaba acumulando mucho barro y no quería presionar para no romper.




Aunque no llegué a caerme estuve a punto de irme al suelo varias veces, resbalando o simplemente por llevarme una estaca.




Llegué a meta bastante cansado pero mejor que la carrera anterior, sabiendo que enseguida tocaba Fresno de Rodilla y por tanto todavía quedaba tiempo para mejorar.




domingo, 1 de octubre de 2017

III Ciclocross de Los Corrales de Buelna (Cantabria)


Una vez finalizada la vuelta al Besaya, se acababa oficialmente mi temporada 2017 de carretera.


Y el 1 de Octubre, empezaba una nueva etapa para mí. Empezaba mi tercera temporada de ciclo cross, empezaba mi primera temporada como junior, empezaba en un nuevo equipo, el Bicicletas Meta. Muchas ganas y mucha ilusión.



Comenzábamos un año más en la tradición del ciclo cross y esta vez la primera carrera de España se celebraba en Los Corrales de Buelna.
El circuito no había cambiado mucho. Se lleva haciendo tres años y este era una mezcla del primero y segundo. Era un circuito muy rápido pese a las apariencias. Tenía un puente con escaleras y dos troncos como obstáculos. Me venía mucho mejor que tuviera barro, ya que lo haría más técnico y lento.


En principio mi temporada empezaba en Medina y Villarcayo, pero estaba antes Los Corrales y es una carrera de Cantabria, así que seguimos con lo planeado y hacer de esta carrera y la siguiente un entrenamiento fuerte. Sabía que la carrera se me iba a hacer larga, ya que había empezado a entrenar la semana antes. El circuito ya le conocía de verle esa semana.


Me levanté por la mañana y no me encontraba bien. Llevaba dos días tomando medicamentos porque estaba resfriado y este era el tercero. Calentando en el rodillo ya vi que tenía las pulsaciones muy altas y no era normal.



Fue una salida extraña. El árbitro no dijo nada y de repente pitó. Nos pilló desprevenidos a todos pero a mí me vino bien. Salí bastante bien, hasta la primera curva donde hubo una caída y me pilló a mí. Así que me quedaba rezagado. Luego la carrera fue para mí muy larga. Las primeras vueltas las aguanté bien, no buenas sensaciones, pero las aguanté. Luego empecé a ir mal. Quería probarme un poco y cogí a dos corredores y les intenté dejar. Y fallé. Peté. Empecé a ir mal y cada vez peor.  Así que me cogí un ritmo cómodo para poder acabar.





Acabé un poco desanimado pero sabía que había que darle tiempo al tiempo para seguir mejorando.


viernes, 8 de septiembre de 2017

Disfrutando de la Vuelta 2017

Subida a gran ritmo en Santo Toribio de Liébana


Los prometedores ciclistas del Campus Cofidis dieron toda una exhibición calcando el final de etapa de los ciclistas profesionales.





viernes, 25 de agosto de 2017

II Vuelta al Besaya Cadete - Agosto 2017



Para acabar la temporada de carretera y acabar como cadete, nos íbamos con la II Vuelta al Besaya.



Íbamos el viernes por la mañana al hotel Los Pasiegos de Hoznayo, donde íbamos a estar concentrados todo el fin de semana. Comimos allí, descansamos y nos fuimos a Los Corrales de Buelna, donde se celebraba la primera etapa, la CRE (Contrarreloj por equipos). El circuito era como el del año pasado. No como el que corrimos al final si no como el que íbamos a hacer en un principio. Era cortito pero intenso, menos ratonero que la edición anterior pero con repechos, bajadas y en fin, más completo.



Fuimos a dar una vuelta para verlo, y así entrenar, aunque solo fuera una vez, una contrarreloj como equipo. Vimos como íbamos a dar los relevos, las trazadas… etc.



Luego fuimos a calentar tranquilamente. Salíamos el quinto equipo, prácticamente nada más empezar la prueba así que teníamos que calentar bien y prontito. Poco antes de la salida, teníamos que verificar el desarrollo. Una vez estuvo todo correcto nos colocamos en la salida.



Estábamos bastante nerviosos en general, casi temblando, los momentos antes de que el árbitro pitara. Salimos rápido. Julio era el encargado de dar el primer relevo, y yo tenía que ir a su rueda. Di mi primer relevo aguantando bien el ritmo, sin bajar sufriendo bastante. Llegamos al repecho más fuerte. El primer relevo de la subida le dio Julio otra vez, y para ya llegar al alto y acabar con fuerza me tocó a mí. El siguiente relevo que di fue poco antes de meta, donde ya terminé de darlo todo. Después me dolían muchísimo las piernas, las tenía como estacas. 




Entramos a 27 segundos del primer equipo, el MMR, bastante contentos con el resultado, ya que no llevábamos cabras, ni acoples, ni cascos de crono, ni buzo, ni siquiera habíamos entrenado la crono.
Una vez acabada la crono, y después de soltar, seguía teniendo las piernas muy duras y me costaba moverme.



Fuimos al hotel a descansar para el día siguiente, que iba a ser una carrera dura. El circuito había cambiado. La etapa era en la zona pasiega como el año pasado pero esta vez se quedaba en la parte de “abajo” por la zona de Pomaluengo hacia Sarón.


Era un circuito cortito, con zonas verdaderamente estrechas (donde todos sabíamos que se iba a decidir la carrera), repechos que aunque a primera vista eran una chorrada (lo más duro para mí era el final, que era un falso llano). Debíamos dar 4 vueltas al circuito.


Llegamos a Pomaluengo donde iba a tomar parte la salida. Allí nos preparamos y fuimos a firmar. Después tocaba  calentar para poder ir a la salida.


Salimos muchos. Éramos unos 200 corredores. Eran equipos buenos, de lo mejorcito de España. Y ahí en medio estábamos nosotros.   La primera entrada a la zona estrecha era clave, así que intenté pasar de los primeros. Y una vez conseguí ponerme en primera fila, en el callejón entre los cuarenta primeros. Se notaba mucho como había subido el nivel del año pasado a este. Era muy complicado mantener un sitio fijo en el pelotón porque entre la media de 42 km/h,  el constante movimiento y los roces, golpes y gritos contra  los demás corredores te hacían estar en tensión todo el tiempo.


La primera vuelta me quedé un poco en el repecho. Enganché poco después gracias a una caída masiva que hubo (hasta un motorista acabó en el suelo), el grupo se rompió un poco por atrás y pude enganchar fácilmente. La verdad es que no hay mucho que contar. Yo me pasé toda la carrera intentando mantenerme en el grupo y encima de la bici. Había caídas por todos los lados. Los corredores se llevaban cualquier cosa por delante, desde un coche a un bolardo. O si no la caída se montaba en medio del pelotón por un choque o enganchón.


Llegamos a la última vuelta y la tensión era palpable. Llegamos a la zona estrecha y había más codazos de lo normal, llegamos a los repechos y se subía más rápido de lo normal. Y ahí se rompió la carrera. El grupo se rehízo bajando hacia meta y se llegó al sprint. Pero como no, hubo caída justo antes de la curva de meta. Al final entré poco después del grupo bastante cansado pero con ganas de seguir al día siguiente, aunque el mismo día siguiente cuando empezara a llover no dijera lo mismo. Y después de acabar, nos marchamos al hotel a recuperar porque al día siguiente Bostronizo se iba a hacer duro.

Nos levantamos pronto para irnos bien desayunados hacia Arenas de Iguña, donde se celebró el campeonato de Cantabria de contrarreloj individual este año. De ahí salíamos en dirección a Molledo como el año pasado, y de ahí a subir a San Mateo, una subida que parece que consta solo de un par de paellas que te destrozan y justo después al salir del pueblo con el mismo nombre te queda un kilometro para el alto. Pero ese kilometro es un falso llano que te quema mucho más que lo subido hasta ese momento. De ahí una bajada un poco peligrosa, rápida, mojada y carretera hasta Los Corrales de Buelna, para ir a San Felices de Buelna y dar un rodeo para volver a aparecer en Los Corrales y subir a Arenas, para terminar de acabar con nuestras fuerzas subiendo a Bostronizo. Es una etapa bonita, divertida, y bastante dura.

Pues mientras calentábamos, empezaron a caer gotas, primero eran pocas, luego más. Lo suficiente para hacer peligrosa una carrera.
Salimos neutralizados, una neutralizada que duro demasiado. Entiendo que hubo dos caídas y sus correspondientes averías pero viendo que el primer puerto esta a 7 kilómetros de la salida. Y salimos poco antes. 


Entonces íbamos todos nerviosos y en la primera curva un poco más cerrada pues lo esperado, caída. Luego subimos fuerte para recuperar lo perdido porque pese a que yo y muchos otros no nos habíamos caído, nos había pillado y habíamos perdido mucho tiempo. Bajando yo no pensaba arriesgar prefiero quedarme un poco que pegarme la o***** que para caídas ya he tenido suficientes este año. Así que acabé en un grupo de unos sesenta, cincuenta corredores bajando a los Corrales. Y allí aparecimos sin enganchar todavía con el grupo de delante.


Hubo más caídas hasta Arenas otra vez. Yo iba escondido en el grupo, pasándolo verdaderamente mal porque estaba helado. Tenía las piernas muy duras y frías y me costaba mucho dar pedales. Así que intenté activarlas subiendo en dirección a Arenas porque si no iba a sufrir de lo lindo. Y llegué al cruce para empezar a subir a Bostronizo atrás, así que pude esquivar bastante bien la caída que había en la misma curva donde empezaba el ascenso. Y allí subí yo. Empecé suave, a mi ritmo, y poco a poco iba exigiéndome más. Al principio me dejaban atrás, pero poco a poco, iba cogiendo a muchos corredores y les iba dejando, hasta llegar al último kilometro, donde ya era lo último, lo último de la etapa, lo último de la vuelta, lo último de la temporada y lo ultimo como cadete. Y entré al sprint en meta con un fuerte dolor de piernas pero contento. Porque si termina la temporada de carretera solo puede significar una cosa… #Crossiscoming 


domingo, 20 de agosto de 2017

Carrera de cadetes de Santoña 2017


Una semana antes del final de temporada, con la Vuelta al Besaya, tocaba otra carrera que estaba cerca de casa. Esta carrera no me hacia tanta ilusión como la anterior principalmente porque el circuito será el más llano de toda la temporada. Es la carrera de Santoña.


La carrera de allí, íbamos hasta Cícero luego a Gama y de ahí a Argoños, donde cogíamos la carretera que nos devolvía a Santoña. 


Solo tenía un poco de subida pero nada que no se pudiera aguantar. Llegamos allí pronto, nos preparamos y fuimos a firmar de los primeros.
Calentamos un poco antes de salir y nos colocamos en la salida. Teníamos que dar 4 vueltas.


Dieron la salida neutralizada y poco antes de llegar a la salida del pueblo, yo iba colocado justo detrás del coche para evitar problemas. Y de repente, un corredor me llevó por delante. Ni le vi venir ni supe que pasaba y ya estaba en el suelo. 


Me levanté como pude, miré la bici pero aparte de un par de rallones no vi nada. Entonces después de montarme fui a frenar y había partido media maneta. Para colmo tenia la rueda echa un ocho y se frenaba. Y tuve que cambiar de bici.  



Fui con una bici que me quedaba pequeña lo que me faltaba de carrera.


 Mientras todo esto hubo un ataque que dio lugar a un grupo de fugados que nos metieron bastante distancia. A mitad de carrera mi equipo y el Ciudad de Oviedo, empezó a intentar coger el grupo, haciendo ataques cada dos por tres y poniéndonos a tirar. Pero los equipos interesados en que esto no ocurriese eran varios y no conseguimos hacer nada. Llegamos al sprint. No me atreví a meterme, al contrario intenté romper el grupo para ver qué pasaba un cacho antes pero nada. 


Llegué en el grupo con la rodilla quemada y la bici pequeña. Solo quedaba una semana para la Vuelta al Besaya.